Láminas y estores de protección solar, una opción para reducir el consumo energético en verano e invierno

Láminas y estores de protección solar, una opción para reducir el consumo energético en verano e invierno

Cada vez es más habitual que viviendas, oficinas y locales tengan grandes ventanales acristalados. Sin duda es una opción interesante si lo que se busca es permitir el paso de la luz hacia el interior. Pero hay que tener en cuenta que estas superficies acristaladas permiten el paso del calor en verano y el frío en invierno, con el consecuente aumento del consumo de energía eléctrica.

Para reducir este inconveniente existen varias opciones, siendo la más recurrida la instalación de láminas o estores de protección solar en los cristales y ventanas convencionales.

Las láminas de protección solar rechazan los rayos del sol, impidiendo su entrada al interior, además de proteger frente a los rayos ultravioleta, reducir el deslumbramiento y actuar como barrera frente al calor durante los meses de verano. Sin embargo, en invierno actúan de forma contraria, manteniendo el calor que se genera en el interior de la vivienda con la calefacción y evitando su pérdida a través de los cristales de las ventanas. En el caso de no tener láminas solares instaladas, el calor del interior se irá a través de los cristales, produciendo un incremento del uso de los sistemas de calefacción, y en consecuencia, un incremento en la factura de la luz o el gas.

Hay láminas solares que están especialmente concebidas para aislar durante los meses más fríos, como por ejemplo nuestra lámina Solar 80 SR. Este tipo de láminas reducen la emisividad, es decir, el paso de energía a través de un cuerpo, evitando que se produzca una perdida de calor a través de la superficie acristalada de la ventana.

Hay ocasiones en las que no es posible instalar láminas solares en los cristales de las ventanas (incompatibilidad del cristal, restricciones estéticas, etc), o simplemente se busca tener una solución “móvil”, es decir, que se pueda quitar o poner. En esos casos se puede recurrir a la instalación de estores solares.

Este tipo de estores están fabricados con un material que permite filtrar el calor y evitar la perdida de calor en los meses de invierno. Tienen además la mayoría de las características técnicas de las láminas solares (reducción de deslumbramiento, protección frente a los rayos UV, etc.), aunque la principal ventaja de este tipo de estores solares es que permite adaptar las necesidades concretas de cada momento (más luz en el interior, cierre completo…).

Grupo Prosol cuenta actualmente con un catálogo de estores solares fabricados a medida, para todo tipo de superficies acristaladas y ventanas.

No dude en contactar con nosotros para solicitar más información.